Categorías

Cine y Medio Ambiente. 4.- Blade Runner

1982. 112 minutos. Director: Ridley Scott. Guión: David Webb Peoples & Hampton Fancher (basado en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick). Música: Vangelis. Fotografía: Jordan Cronenweth. Intérpretes: Harrison Ford, Sean Young, Daryl Hannah, Rutger Hauer, Edward James Olmos, Joanna Cassidy, Brion James, Joe Turkel.

Los Angeles, 2019. Así comienza Blade Runner, con un paisaje urbano negro, oscuro, contaminado, con enormes y súbitas llamaradas venidas no se sabe donde, y la pupila de un ojo que lo observa todo y nos lo cuenta. Llueve, nunca amanece, hay multitudes por la calle y los mejores de entre ellos, nos lo dicen los anuncios que flotan entre los edificios, se han ido o se irán al futuro, al espacio exterior. Los que quedan se tienen que proteger con paraguas, gafas, máscaras antigas o sombreros que llevan velos para cubrirse el rostro. No hay animales, y los únicos que aparecen son artificiales y alcanzan precios exorbitantes: además de los propios replicantes, los muñecos vivientes de Sebastian, el buho de Tyrrel o la serpiente de Zohar. En Los Angeles sólo queda la mugre.
En la novela de Philip K. Dick, origen del guión de esta película, todo lo que vemos es resultado de una guerra nuclear. Ridley Scott no aclara el por qué de su ciudad imaginada, secillamente nos presenta el resultado más negro de las tendencias actuales de nuestro modo de vida: guerra nuclear, biológica o química, terrorismo a gran escala, calentamiento global, explotación sin límite de los recursos, contaminación, crecimiento demográfico o, quizá, una combinación de todo ello. Y Ridley Scott estrenó Blade Runner en 1982, y han pasado 25 años; el mundo que soñó en gran parte ya existe, ya está aquí.
Según Blade Runner, no hay solución a los problemas ambientales de nuestra sociedad, seguiremos sin remedio el camino que nos lleve a la destrucción del planeta y a la huida hacia el espacio exterior, a la búsqueda de otros mundos, a destruirlos igualmente,…
Ni siquiera el final de la película es optimista, esa huida de Rick y Rachael a un mundo virgen, donde todavía hay ríos y bosques no era como quería Scott acabar el filme; se lo impuso la productora para conseguir el típico happy end de Hollywood. En cuanto pudo, en su versión de la película, Ridley Scott lo eliminó, y Rick y Rachael huyen hacia no se sabe dónde, pero me temo que no muy lejos del mundo decadente que es el que mejor conocen, que, en realidad, es el único que conocen.
Y que mejor que terminar este breve texto sobre Blade Runner y el medio ambiente, que hacerlo con las palabras que pronuncia Roy Batty, el replicante, al morir, que también pueden ser un canto elegíaco a nuestra civilización, y al planeta:

I’ve seen things you people wouldn’t believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched c-beams … glitter in the dark near Tanhauser Gate. All those … moments will be lost … in time, like tears … in rain. Time … to die.

*Leaver, T. 1997. Post-humanism and ecocide in William Gibson’s Neuromancer and Ridley Scott’s Blade Runner. http://porject.cyberpunk.ru/idb/post-humanisn_and_ecocide.html
*Marzal, J.J. & S. Rubio Marco. 2002. Guía para ver: Blade Runner. Nau Llibres / Ed. Octaedro. Valencia / Barcelona. 59 pp.
*Sánchez González, S. 1996. Ridley Scott. Royal Books. Barcelona. 166 pp.

Deje una respuesta

 

 

 

Puedes utilizar estos tags HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>